Los beneficios del spinning

Si bien no se trata de un entrenamiento nuevo en absoluto, el spinning trae consigo enormes beneficios que merecen ser conocidos. De eso te vamos a hablar en esta ocasión, para que sepas con qué te vas a encontrar si decidís tomar al spinning como tu método principal de entrenamiento.

Todo lo que tenés que saber acerca del spinning

Lo primero que tenemos que aclarar acerca del spinning tiene que ver con algunos de sus mitos. Uno de los más frecuentes se relaciona con al errónea creencia de que se trata de un ejercicio en el que sólo se trabajan las piernas y nada más o que sólo sirve para quemar calorías. Nada hay más alejado de la realidad que estas creencias. Vamos a ver por qué.

¿En qué consiste el spinning?

Básicamente, el spinning es un entrenamiento aeróbico, realizado en bicicleta fija, con el que, si bien se trabaja fuertemente el tren inferior del cuerpo, se trabajan también otros grupos de músculos. En este sentido, es reconocido como uno de los entrenamientos más completos y saludables, tanto para hombres como para mujeres. El spinning es uno de los preferidos, tanto para adelgazar como para tonificar.

También conocido con los nombres de indoor cycling y ciclo indoor, este entrenamiento debe su nombre a un especial programa de ejercicios que fue creado por Jonathan Goldberg, quien simula el ciclismo profesional sobre una bicicleta fija especializada.

Generalmente, se trata de una práctica que se lleva a cabo en intervalos. Se trata de sesiones que son guiadas por un entrenador experimentado, basándose especialmente en cambios de velocidad y de intensidad. Al mismo tiempo, la actividad tiende a realizarse a partir de diferentes circuitos, incluyendo simulaciones de subidas y de bajadas, desaceleración, fases de recuperación, entre otras partes.

Podemos decir entonces que el spinning se trata de un entrenamiento en el que se trabajan diferentes niveles de fuerza y de resistencia, combinados con momentos aeróbicos de relajación.

Habitualmente, una sesión de spinning tiende a tener una duración de entre 40 y 60 minutos. Siempre se empieza con un momento de calentamiento de todo el cuerpo, que suele ser de corte aeróbico. A su vez, como en casi cualquier actividad intensa, se termina con un tiempo de relajación y enlongación.

Cada sesión va variando en intensidad y en circuito, según el avance de quienes entrenan y su resistencia, como así también para trabajar los músculos de distintas maneras.

¿Qué músculos trabajamos con el spinning?

Es cierto que lo que principalmente se ejercita con este entrenamiento son los músculos de las piernas y los glúteos. Podemos decir que con el spinning se logra una tonificación completa del tren inferior de nuestro cuerpo. Sin embargo, al hacer estos ejercicios se trabajan también músculos que están relacionados con los mencionados con anterioridad y que trabajan durante el entrenamiento. Algunos de estos son los dorsales, el trapecio, los lumbares, entre otros.

Pero el spinning no consiste solamente en sentarse en la bicicleta a pedalear, sino que cada sesión va variando en la forma en que se realiza, en la postura que se adopta, en la intensidad y en el circuito a llevar a cabo. Por esto, es muy frecuente que se tengan sesiones en las que se realicen también ejercicios de los músculos de los brazos y de los abdominales. Aunque debemos aclarar que los abdominales trabajan permanentemente durante el spinning, si el ejercicio está bien hecho. Por ejemplo, para poder pedalear a un ritmo rápido y a gran intensidad de fuerza, tendemos a contraer los músculos del abdomen. Esto va a hacer que, sin darnos cuenta, el mismo esté trabajando permanentemente, quemándose calorías y tonificándose sus músculos.

En definitiva, podríamos decir que el spinning constituye un entrenamiento completo, en el que se trabajan diferentes grupos de músculos de manera adecuada y pareja.

Los beneficios del spinning

Ahora sí llegamos a la parte más importante, que tiene que ver con los beneficios que el spinning tiene para ofrecernos. Y es que, como mencionamos con anterioridad, se trata de uno de los esquemas de entrenamiento más completos y que sirve a una gran cantidad de necesidades y de objetivos. Te contamos esto a continuación.

Nos ofrece tonificación muscular general

Lo primero que podemos destacar con el spinning es que todos los músculos de nuestro cuerpo se ven favorecidos con su práctica, en lo que refiere a tonificación muscular. A nivel global, todos los grupos de músculos que componen nuestro cuerpo logran firmeza y dureza a partir de este entrenamiento.

Tanto los músculos como los huesos favorecidos

Debemos destacar, además, que no son sólo nuestros músculos los que se favorecen y se fortalecen con la práctica del spinning, sino que, además, los huesos sacan excelente provecho de esto. Primero, podemos decir que los músculos favorecidos son más fuertes ante las contracturas y los dolores. Por su parte, en lo que a los huesos refiere, podemos decir que también se fortalecen, ganando una capa de protección frente a los traumatismos y otros problemas relacionados con el debilitamiento de los mismos.

El corazón contento

Muchas son las personas que han logrado reducir considerablemente sus pulsaciones estando en estado de reposo, gracias a practicar con regularidad el spinning. Esto tiene que ver con que se trata de un estilo de entrenamiento que aumenta de forma significativa la resistencia cardiovascular de sus practicantes, notando estos más fuerza pero, además, más resistencia y menos cansancio para poder cumplir con las exigencias del ejercicio.

Es excelente para la quema de calorías

Como decíamos más arriba, el spinning tiene un muy alto potencial aeróbico. Se estima que sesiones de aproximadamente unos 45 minutos son capaces de quemar hasta 500 calorías. Claro está que esto depende de la intensidad de la sesión y de la capacidad de quienes la llevan adelante. Entonces, el spinning es ideal para ayudar a bajar de peso, si se lo complementa con una alimentación adecuada y si se realiza la actividad de forma regular.

Combate el estrés

No sólo es ideal para olvidarte de todo lo que pasa por un rato de sesión, sino que, además, el spinning, por la forma en que se lleva adelante, es perfecto para liberar las tensiones que nos hacen sentirnos mal.

Alivia los problemas de circulación

El spinning es uno de los tipos de entrenamiento más recomendados para las personas que padecen de problemas de circulación. Una vez que el cuerpo se acostumbre a esta práctica, la circulación va a ir mejorando paulatinamente.

Es apto para todas las edades y para todas las personas

Hemos dicho ya que las sesiones varían según quienes las llevan adelante. Por esto, el spinning es un entrenamiento que puede acomodarse a las capacidades y a las necesidades de sus practicantes, para traer beneficios para todos ellos. Además, se puede adaptar a las diferentes edades.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here