Helados caseros, delicias saludables

Hoy hablaremos de un tema que es casi tan delicioso como saludable: los helados.

Los helados son de los alimentos preferidos de la mayoría de las personas, al punto tal que algunos fanáticos los siguen eligiendo aun en épocas de invierno.

Saliendo a caminar, reuniéndonos con un amigo para charlar, en una cita, para llevar a una reunión familiar o simplemente para darnos un gusto, los helados siempre están presentes. Sin embargo, ¿cuántas veces pasaste por la puerta de una heladería y no te animaste a entrar por que te la pasabas pensando en los números de la balanza de casa? Muchas, ¿verdad? Bueno, entonces esta será una de las mejores noticias que hayas oído: ¡existen los helados saludables!

Aquí te brindaremos todas las herramientas para que puedas hacer los mejores, más saludables y deliciosos helados en tu hogar, sin necesidad de acudir a una gran cantidad de ingredientes.

¿Helados de crema o helados frutales?

¡Que gran pregunta! ¿Cuál es tu favorito, el de crema o el frutal?

Helados frutales

frutales

Muchas personas tienden a acudir a los helados frutales (o “de agua”) cuando se encuentran a dieta o desean perder peso. Sin embargo, este no tiene por qué ser el único motivo para disfrutar de uno de estos deliciosos helados. Los helados frutales o de agua son, ciertamente, los más refrescantes de todos y los que son capaces de quitarnos la sed en un día muy caluroso.

Los helados frutales son muy sencillos de preparar en casa, debido a que su ingrediente principal son siempre las frutas de estación.

Los helados frutales o de agua son ideales para todas aquellas personas que estén emprendiendo el camino para bajar de peso, como así también para quienes cuentan con problemas de salud, debido a que estos helados son bajos en grasas, en azúcar, en calorías y en colesterol.

Helados cremosos

creamy vanilla ice cream

Una de las mayores ventajas de los helados cremosos consiste en su versatilidad y su capacidad de alimentar. Estos, son los helados más comunes cuando surge un antojo en épocas de climas fríos o para llevar a algún lugar. Esto se debe a que los helados cremosos pueden funcionar como postres, como acompañamiento para las meriendas o, incluso, como comida.

La mayoría de los helados cremosos conllevan leche, por lo que no son aptos para aquellas personas que padezcan de algún tipo de intolerancia a la lactosa.

Si bien los helados cremosos tienden a ser los preferidos por todos, por su delicioso sabor y consistencia, es importante tener en cuenta que no quitan la sed y que poseen altas cantidades de azúcares.

Haciendo mis propios helados

En primer lugar, es importante tener en cuenta que existen tres maneras diferentes de crear helados caseros: las preparaciones con frutas, las preparaciones con frutas y leche y aquellas que llevan infusiones.

Preparaciones con frutas

Esta primera opción para generar helados caseros es la más utilizada especialmente a lo largo del verano. Las preparaciones con frutas tienden a ser sumamente abundantes en agua y se caracterizan también por un sabor muy dulce.

Las frutas más recomendadas para utilizar en la preparación de helados, son: el limón, la sandía, el melocotón, la frambuesa, la naranja, el melón, la pera, la manzana o las cerezas.

A su vez, las preparaciones a base de frutas no requieren ser, necesariamente, a base de una única de ellas, sino que puede realizarse a partir de un mix de frutas. En estos casos, las frutas seleccionadas deben ser troceadas y, junto con hielo agregado, ser mezcladas en una batidora, pudiendo así formar un postre frío en sólo minutos.

Mientras menos proporción de aditivos contenga el helado elaborado, más saludable y natural será.

Preparaciones con frutas y leche

Este tipo de preparación es la más popular y más elegida por todos, debido a su deliciosa consistencia y  que el resultado obtenido tiende a ser sumamente similar al del helado encontrado en cualquier heladería conocida.

En estas preparaciones, la leche y el yogur funcionan como espesantes y saborizantes. Además, otra de las ventajas que poseen estos elementos, es que suelen ser muy comunes en nuestros refrigeradores.

En estas preparaciones, si se desea añadir aun más consistencia, sabor y proteínas, se puede incluir huevo. Si bien puede utilizarse cualquier tipo de fruta, las más recomendadas para estas preparaciones de fruta y leche son la banana, el durazno y la piña, debido a que son frutas más carnosas.

Preparaciones a partir de infusiones

La tercera opción para preparar helados caseros, deliciosos y saludables, es prepararlos a partir de infusiones o de té granizado.

Este tipo de preparación resulta muy sencilla, debido a que, en primer lugar, sólo debe prepararse la infusión (o el té) como cualquier otro té común que tomamos todos los días. Luego, esa infusión se deja enfriar, mezclándose luego con hielo (al igual que se hacía en las preparaciones con frutas).

Los tipos de infusiones sugeridos para obtener los más deliciosos helados son el té verde, el de canela, el de menta, el té negro, el de manzana y el de hierbabuena.

Recetas de helados caseros

A continuación, te brindaremos toda la información necesaria para que puedas realizar los más deliciosos y saludables helados en la comodidad de tu hogar y sin demasiado dinero.

Algunas de las recetas de helados caseros más recomendadas, son:

Helado de durazno

durazno

Este helado es sencillo e ideal para los niños de la casa.

Ingredientes:

  • dos tazas de leche en polvo descremada
  • una taza de leche descremada común
  • una taza de azúcar (o 2/3 de edulcorante)
  • un huevo batido
  • ¼ de cucharada de esencia de vainilla
  • Dos duraznos medianos o tres pequeños o una taza de duraznos picados

En primer lugar, se deben batir las leches, el huevo, el azúcar y la esencia de vainilla hasta lograr una mezcla homogénea. Esto puede realizarse utilizando una batidora o una licuadora. Luego, se añaden los duraznos en trozos, vertiendo a continuación la mezcla al interior de un determinado recipiente. Finalizado esto, se lleva el recipiente al congelador, manteniéndolo allí durante, por lo menos, una hora.

Helado de limón

limon

Este es el helado clásico para eliminar la sed.

Ingredientes:

  • una taza y media de leche descremada
  • media taza de zumo de limón natural, recientemente exprimido (aunque también puede utilizarse el de botella)
  • media taza de crema de leche ya batida
  • una lata de leche condensada descremada
  • una pequeña pizca de sal
  • seis galletas Graham trituradas
  • una rodaja de limón (opcional)

Se bate (o licua) la leche con el zumo, la crema, la leche condensada y la sal hasta obtener una mezcla homogénea. Luego, la misma se mantiene alrededor de treinta minutos en el congelador, hasta que obtiene una consistencia firme. Pasada la media hora, se le añaden las galletas, mezclando y volviendo a colocar dentro del congelador.

Helado de banana

banana

La principal ventaja de este helado, es que la banana es una fruta que se consigue fresca durante todo el año, por lo que no se requiere esperar a que se encuentre de temporada.

Ingredientes:

  • una banana cortada en rodajas
  • tres cucharadas de leche descremada
  • una cucharada de nuez picada

Para obtener este helado, en primer lugar debe cortarse la banana en rodajas y llevarla sola al congelador durante aproximadamente dos horas. Finalizado este tiempo, se coloca dentro de un procesador junto con los demás ingredientes. Una vez mezclados todos los elementos, se lleva nuevamente al congelador hasta el momento de servir.

Helado de frutilla y naranja

frutilla

Ingredientes:

  • 200 gr. De frutillas
  • 100 cc. de zumo de naranja
  • Una cucharada de azúcar
  • Medio sobre de gelatina sin sabor

En primer lugar, se deben licuar todos los ingredientes excepto la gelatina. Una vez obtenida una mezcla homogénea, se añade el sobre de gelatina sin sabor. Finalizado ello, se vierte el contenido en el interior de moldes o recipientes seleccionados y se lleva directamente al congelador, durante aproximadamente tres horas.

En caso de que se desee hacer helados conocidos como “de palito” o “de agua”, se debe hacer lo siguiente: pasada la primera hora de congelador, se retiran los recipientes del congelador y se añaden los palitos de madera para sostener, volviendo luego a colocarlos en el congelador.

Helado “sorbete” de pera

pera

Ingredientes:

  • tres peras grandes
  • zumo de dos naranjas
  • ralladura de un limón
  • cuatro cucharadas de azúcar morena

Rallar las peras (sin piel) y colocarlas al interior de un recipiente junto con el zumo de las dos naranjas y la ralladura de limón. Mezclar bien los ingredientes y llevar al congelador hasta que la mezcla se congele por completo. Luego, antes de servir, se introduce la mezcla en una trituradora, de modo de brindarle la textura de “sorbete” deseada.

Bombones helados

maxresdefault

Llegó el momento preferido de los más chicos y, por qué no, también de los más grandes: el momento de aprender a hacer bombones helados.

Ingredientes:

  • 90 gr. De helado de sabor a elección
  • 200 gr. De galletitas trituradas
  • Chocolate blanco (o chocolate negro)
  • Palitos para helado

En primer lugar, se trituran las galletitas hasta que queden con una textura similar a la del arena. Luego, se añade el helado del sabor seleccionado y se mezclan ambos ingredientes hasta que se forme una pasta.

Lo ideal en estos casos es utilizar moldes de silicona. En estos, se coloca la mezcla presionando para que adquiera la forma y la firmeza deseada y se lleva directamente al congelador.

Una vez que la pasta alcanzó el nivel de refrigeración necesario para obtener una consistencia firme, se distribuyen las esferas a ambos lados de los palitos de helado, de modo de que una punta de cada uno de estos quede cubierta por helado, formando un círculo.

Finalizado esto, vuelven a colocarse los bombones helados en el congelador hasta el momento de su consumición.

Y vos, ¿ya probaste hacer tus helados favoritos en tu hogar?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here