Introducción a la alimentación vegana

Una de las funciones vitales de los seres vivos es la nutrición, sin el aporte de sustancias del medio no sería posible concebir la vida. Los seres humanos no estamos exentos de dicha necesidad, debemos obtener de nuestro entorno sustancias y energía.

Las personas obtener la energía y las sustancias que requerimos de nuestro medio a través de la alimentación. Ingerimos alimentos, los cuales son descompuestos en sustancias básicas a través de múltiples procesos en el aparato digestivo. Las sustancias descompuestas son utilizadas por las células para el recambio de sus compuestos y la obtención de energía, sin la cual no estaríamos vivos. Nuestro cuerpo utiliza energía de forma permanente, la cual es de vital importancia para todas las funciones celulares.

La alimentación de los humanos está compuesta por macronutrientes, que son aquellos que se deben consumir en grandes cantidades y los micronutrientes (con pequeñas cantidades son suficientes). Dentro de los macronutrientes necesarios se encuentran las proteínas obtenidas de las carnes fundamentalmente, lípidos (grasas) y glúcidos (azúcares).

Los micronutrientes son los minerales, vitaminas y oligoelementos; que en caso de tener un déficit de alguno de ellos el cuerpo puede tener grandes problemas de funcionamiento. Los micronutrientes actúan como elementos reguladores esenciales.

La mayoría de las personas realizan una alimentación que comprende todos los macro y micronutrientes a lo largo del día. Otras personas no consumen carnes dentro de su alimentación diaria, son los denominados vegetarianos. Su alimentación se basa en consumo de harinas, verduras, frutas y cereales, evitando el consumo de carnes. Dentro de dicha línea también existen personas que llevan adelante una alimentación vegana, no consumen alimentos de origen animal.

Su base radica en no consumir alimentos de origen animal para evitar que los mismos sean tratados como una mercancía o un producto de consumo. Los veganos consideran que los animales son seres que no deben ser explotados, en este contexto aparece la alimentación vegana, que comprende no consumir ningún producto de origen animal, para no contribuir con su explotación.

La alimentación vegana se basa en el consumo de frutas, verduras y cereales. No incluyen dentro de sus alimentos ningún tipo de carne, huevos ni lácteos. El problema de las dietas veganas radica en su muy reducido aporte de proteínas al cuerpo, siendo esencial la obtención de aminoácidos para formar proteínas propias del cuerpo como músculos. Existen proteínas de origen vegetal como la soya y la quinoa que deben ser utilizadas como fuente en las personas que llevan la alimentación vegana. Se debe combinar con el consumo de diversos cereales para la obtención de todos los aminoácidos esenciales para el cuerpo, siendo aquellos que no se pueden fabricar. En este sentido, el déficit también se producirá en la obtención de algunas vitaminas que se disuelven en grasas, que pueden estar disminuidas en la alimentación de una persona vegana.

Estrictamente una alimentación vegana es completamente saludable para la persona en cualquier etapa de su vida que se encuentre siempre que sea equilibrada, como forma de obtener todos los macronutrientes y micronutrientes para el correcto funcionamiento corporal. Incluso una alimentación vegana equilibrada es saludable para niños, mujeres embarazadas y ancianos.

Como cualquier plan de alimentación la clave no se encuentra en la presencia o ausencia de algunos tipos de alimentos sino en la variedad por la que esté compuesta y por buscar un equilibrio en los nutrientes. Si una persona realiza una alimentación vegana reducida en alimentos será igual de perjudicial que una alimentación tradicional con poca variedad.

Las personas que lleven una alimentación vegana deben consumir alimentos enriquecidos con vitamina B12, que se encuentra en las harinas o consumir un suplemento, siendo una vitamina muy difícil de obtener de los vegetales. La situación del déficit de vitamina B12 es especialmente sensible en los niños menores de un año, siendo esencial su aporte extra.

Vegano

Como toda postura en el estilo de alimentación, existen ventajas y desventajas de la realización de una dieta vegana, pero es necesario tener en cuenta que la misma se basa más en un aspecto ideológico, de respeto hacia los animales de no explotación.

La comunidad científica no tiene una posición uniforme en torno a la alimentación vegana estricta, presentando grandes beneficios en la reducción del colesterol, prevención de enfermedades cardíacas y diabetes. Por otra parte, en algunos momentos de la vida, especialmente niños pequeños y mujeres embarazadas no consumir carnes puede producir algunas deficiencias nutricionales que pueden traducirse en problemas de salud. En caso de realizar una dieta vegana estricta se deberá contar con apoyo de un profesional médico y un equipo multidisciplinario integrado por nutricionista, que podrán orientarlo en los alimentos que deberá consumir de origen vegetal como forma de evitar los de origen animal. Llevar adelante una alimentación vegana implica dedicación, aprendizaje y cambios en los estilos de vida tradicional de la sociedad moderna.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here