Introducción al agrietamiento de los talones

La piel es un órgano extenso que nos proporciona una cubierta protectora frente a múltiples agresiones del medio externo. Por otra parte es una estructura con múltiples receptores sensoriales, lo que nos brinda información para saber la temperatura del medio, sentido del tacto e incluso dolor. La piel proporciona protección pero existen algunas regiones del cuerpo en que la misma está expuesta a una mayor agresión.

Las extremidades tanto piernas, pies, brazos y manos son las regiones en que la piel está más demandada. La cara tiene la piel sensible pero es una de las zonas que más la cuidamos.

Una molestia frecuente es el agrietamiento de los talones, que se produce en algunas personas especialmente que tienen una piel seca. La piel está conformada por varias capas, que de forma permanente se está regenerando a través de la multiplicación de sus células. La capa más externa se va desprendiendo como forma de generar una cubierta de seguridad, además de proporcionar una capa superficial impermeable al agua. La renovación de la piel está influida por múltiples factores desde personales, el estado de hidratación, alimentación y el cuidado que se brinda a la misma.

Causas del agrietamiento de los talones

El agrietamiento de los talones ocurre en aquellas personas que tienen una piel seca, es decir, con baja cantidad de agua, lo que hace que tenga una textura menos flexible, y frente a las demandas presenta agrietamiento. Los talones son una de las localizaciones principales de agrietamiento de la piel, siendo estimulada por el uso de algunos calzados cerrados que impiden una adecuada ventilación y deben soportar el peso del resto del cuerpo.

Las personas, especialmente las mujeres, suelen cuidar su piel, utilizando una crema hidratante de forma frecuente. Pero los pies no siempre reciben el mismo cuidado que las manos y el rostro, lo que los predispone a padecer de agrietamientos. En los talones se pueden producir pequeños surcos en donde la piel está endurecida, que los mismos aumentarán en tamaño y pueden llegar a producir dolor al caminar. El problema aumenta con el paso de la edad, en que la piel pierde su elasticidad natural por el propio proceso de envejecimiento, además de que la hidratación suele disminuir.

Algunos tipos de calzados también influyen en la aparición de grietas en los talones, especialmente aquellos que no permiten que el peso se distribuya de forma equilibrada y no contengan una suela blanda y anatómica. Finalmente además de ser un problema incómodo para algunas mujeres suele ser también estético, especialmente si utilizan calzado abierto.

Tratamiento del agrietamiento de los talones

El tratamiento del agrietamiento de los talones consiste en lograr una adecuada hidratación de la piel, para ello se recomienda el consumo de al menos dos litros de agua al día. De esta forma la piel podrá tener un mayor porcentaje de agua disponible para mejorar su elasticidad natural. La alimentación equilibrada a través del aporte de suficientes frutas, verduras y cereales garantizará todos los micronutrientes y vitaminas necesarios. La hidratación también se debe estimular a través del uso de cremas hidratante, que aplicadas
diariamente mejoran notablemente el problema en pocas semanas. Se deben evitar las cremas con gran cantidad de perfumes y productos extras. De preferencia las cremas hidratantes con vitamina D proporciona mejores resultados a lo largo del tiempo. Se debe aplicar con movimientos circulares para obtener el mejor resultado en el tratamiento del agrietamiento en los talones.

En caso de que la piel de los talones tenga sectores endurecidos, se deben colocar en agua tibia durante media hora y luego con el uso de un exfoliante, se logrará eliminar todo el resto de células muertas. El tratamiento exfoliante proporcionará mejores resultados con su realización por varios días seguidos. Luego de finalizado se deberá utilizar una crema hidratante para contribuir a disminuir la inflamación y lograr mayor suavidad en la piel de los tobillos. Suaves masajes con movimientos circulares por algunos minutos no sólo permiten la mejor absorción de la crema sino que contribuyen a mejorar la circulación local. Las cremas con glicerina también son una buena opción, pero en casos más severos la glicerina se puede aplicar sólo a través de masajes en ambos tobillos.

La utilización de baños con agua tibia y hierbas contribuirá a la desinflamación en aquellos pies que la posean, especialmente si la persona pasa gran cantidad de horas de pie. Los calzados bajos ofrecen una mejor alternativa para evitar el agrietamiento de los talones, especialmente si la persona está de pie muchas horas seguidas.

Agrietamiento de talones

El problema de agrietamiento de los talones parece un problema de salud trivial pero traduce varios factores de la salud de la persona que deben ser analizados, desde su hidratación, su alimentación, su peso corporal, la presencia de sobrepeso y su comportamiento a lo largo del día. Solamente con un enfoque integral podremos lograr evitar dicho problema y mejorar su calidad de vida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here