14/1/2012

Vasculitis, Inflamación de los vasos sanguíneos



La vasculitis es la inflamación de los vasos sanguíneos. Suele aparecer cuando nuestro cuerpo agrede a los vasos sanguíneos como si fueran un agente patógeno (vasculitis inmunitaria) o debido a alguna infección que invada los vasos (hongos, bacterias, virus).

Afecta a las arterias, venas y capilares (de todos los órganos) generando estrechez y por ende dificultad en el transporte de la sangre. Si se agrava puede producirse un cierre total del vaso formando un taponamiento que luego puede derivar en una hemorragia si es que el vaso se fisura.

Puede producir:
  • fiebre,
  • dolor de cabeza,
  • malestar general, 
  • fatiga

Es indispensable un buen diagnóstico, para realizar el tratamiento correcto, debido a que la vasculitis inmunológica se trata de forma muy distinta a la infecciosa.
Para evitar inconvenientes se suelen pedir diversos análisis de sangre (hemograma, cantidad de creatinina, hepatitis A-B-C, Angiografia)

Puede ser clasificada en tres grandes grupos:
  1. Vasculitis de grandes vasos (arteritis de takayasu y temporal)
  2. Vasculitis de medianos vasos (kawasaki)
  3. Vasculitis de pequeños vasos

Los tratamientos suelen ser:
  • De reposo en elevación (elevación de la zona afectada)
  • AINES (antiinflamatorios no esteroides) y corticoides en pomada.
  • Aspirinas o similares
  • Medicación que suprime la inmunidad temporalmente


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada